Hablemos de emprendimiento

A lo largo de nuestras vidas nos han enseñado que el éxito laboral consiste en tener un buen puesto en una empresa de renombre o un gigante multinacional, mas fueron pocas las veces en que nos dijeron que el éxito también puede ser alcanzado convirtiendo tus ideas en negocios, poder generar empleos a través de tu propio emprendimiento.

 

En la universidad tomé una clase llamada Seminario de Actualización, tiene como propósito mantener al tanto a los alumnos de lo que esta sucediendo en el mercado actual. La mayoría de sus ponentes son personas que tienen puestos altos en alguna empresa grande, y en sus discursos nos incentivan a prepararnos para enfrentarnos al alto mercado competitivo que nos enfrentaremos al momento de graduarnos y buscar empleos.

Parafraseo una cita que me llamó mucho la atención en una ponencia: “Imagínense si son 200 graduados y en el mercado hay solo 50 puestos, 150 estarán desempleados, por eso, si quieren estar entre los 50 seleccionados tienen que prepararse mucho para la competencia”.  Sí, prepararse está bien, pero, ¿qué tal si vemos la idea desde otra pespectiva? ¿Qué tal si esos 150 en vez de buscar empleos, emprenden negocios? Hipotéticamente serían 50 empleados más del sistema y 150 nuevas ideas de negocios por generación, ¿nada mal, eh?

 

Hablemos de estadísticas:  The Global Entrepreneurship Development Institute, entidad referente en el marco del emprendimiento global, rankeó a Nicaragua en el puesto 87 a nivel mundial y en el 14 a nivel regional.

 

Esto significa que Nicaragua está bastante bien posicionado para generar y emprender nuevos negocios, pero si revisamos datos de The Global Innovation Index nos indica que Nicaragua ocupa casi el último puesto en America Latina y el Caribe en innovación.

 

¿Qué quiere decir?

Que Nicaragua es un excelente nicho para innovar y emprender pero casi nadie lo hace. A lo que me llevo a preguntarme a mi mismo: Migo Mismo, ¿por qué casi nadie emprende? Y se me ocurrieron una lista de factores que podrían darle razón a los números. Emprender no es fácil, pero nada que sea fácil vale la pena. 

Conclusión de mi reflexión ante la falta de emprendedurismo:

Un salario fijo

Emprender significa invertir tiempo y dinero en tus ideas, no vas a tener un salario fijo mensual o cada quince días. Las personas prefieren dinero a la fija, y es comprensible. Los buenos resultados requieren tiempo.

Piensan que sus ideas no valen la pena

No hay ideas tontas, solo tontos que no creen en sus ideas. No es necesario ser un genio de la tecnología o contar conocimientos súper especializados en alguna ciencia para poder emprender y generar tus propios ingresos ¿No me crees? Conocé el caso de Gary Dahl, él se hizo millonario vendiendo piedras como mascotas.

Podes leer un su artículo dando click aquí.

Pensar que no se tiene el capital necesario para iniciar

Uno emprende con lo que tiene. Si no tenés dinero, pero sabés hacer algo por lo que otros están dispuestos a pagarte, podés comenzar por ahí a alimentar tu idea de negocio.

¿Por qué no empezar como freelancer? Lo único que necesitas es saber hacer algo que otro esté dispuesto a pagar por ello, y hacer el trabajo.

Llegado a este punto quiero compartirte un tweet de Papa Kotler, una de mis cuentas favoritas en Twitter.

kotler

Tenemos que eliminar la cultura de las excusas y comenzar a emprender nuestras ideas. Destruyamos lo negativo y convirtámoslo en positivo.

Aquí unas cuantas razones para que te motives a hacerlo:

1. Constante aprendizaje

Emprender es caer, es levantarse pero sobre todo es aprender. Cuando le das vida a un proyecto, en el camino vas eligiendo cual es la mejor dirección para que crezca,  podés equivocarte en tus decisiones y está bien, eso te hace crecer.  La experiencia y el aprendizaje tomado en el camino es invaluable, son cosas que por lo general no se aprenden dentro de un aula.

2.  Vos fijas tus horarios

¿Me vas a decir que te gusta levantarte a altas horas de la madrugada y buscar como no te agarre la tarde para llegar a la oficina? Es tedioso. Lo bueno de emprender es que vos sos tu propio jefe y te vos mismo/a te fijas tus horarios de trabajo.

3. Generas empleo

Como jefe de tu proyecto tenés la posibilidad de contratar personas que te ayuden a desarrollarlo, incluso creas y expandes tu networking. Empleando personas contribuyes al desarrollo de la sociedad y aportas directamente al PIB.

4. Ves los frutos de tu trabajo

No hablo estrictamente de dinero, hablo de la satisfacción de ver como esa idea de incubaste ha venido creciendo. Mucha veces el mayor placer de generar negocios es el negocio mismo. Trabajar con pasión siempre tendrá sus recompensas.

Sí tenés una idea, no tengas miedo de mostrarla al mundo, muchos serán los obstáculos pero no hay nada que una buena actitud no pueda lograr, acordate: emprender NO mata.

 

Te animo a que dejes un comentario acerca de emprendimiento, ¿por qué emprender? ¿Por qué no hacerlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *